[RELATOS] [Microrrelatos sobre abogados] Siempre abogado.

Por fin le encuentro. Totalmente calvo y con un cutis cetrino que, aunque deja entrever lo avanzado de la enfermedad, no oculta la alegría que rebosan sus ojos.

  • ¡Papá! No tenías que haber venido. Durante tu convalecencia…
  • Ni hablar. Me podrías repudiar.- Sonríe. Reprime un mareo.- No podía perderme tu primera vista. Tranquilo, eres listo, de verbo fácil. Lo conseguirás.

Cierra los ojos, disimulando las náuseas. Sabe que vengo a por él. ¿Por qué se resiste? Otro ya se hubiera rendido. Es un tío con agallas.

Arregla la toga a su hijo y, como este sigue sin contestar, prosigue: “Cualquiera puede estudiar Derecho, pero no todos logran ser abogados. Tú lo harás”.

No suelo irme de manos vacías pero esta vez decido alejarme, guadaña en mano. Has salido victorioso abogado. Cuánta razón llevas. Mi caso es el mismo: “Cualquiera está expuesto a mí, pero no todos deciden luchar”.

Microrrelato seleccionado en el mes de septiembre por abogacía.es 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s