[Infantil y Juvenil] La cebra camila. Editorial Kalandraka.

Edad recomendada: De 3 a 6 años aproximadamente.

La cebra camila se hace mayor: no solo empieza a notar cómo su ropa le va quedando pequeña, sino que siente una necesidad nueva de sentirse libre, de desoír los consejos de su madre. Un día Camila decide seguir su instinto y se quita sus ropas pero… vaya, su madre llevaba razón… no contaba con el viento, un viento bandido que de repente se lleva siete rayas de su piel. A partir de ahí Camila se ve privada de su identidad y se siente tan triste que llora siete lágrimas de pena, una por cada una de sus rayas. Se irá encontrando a varios amigos por el camino que le demostrarán su empatía y generosidad, cediéndole parte de su identidad para que Camila vaya formándose una nueva. La suya propia. Suya, y de nadie más. Y al final, volverá con su madre que, cómo no, se mostrará comprensiva y cariñosa. Las madres, que siempre son un puerto seguro.

Son varias las enseñanzas que podemos extraer de esta historia, y no solo para los niños, sino también para los adultos: el saber reconocer en nuestros hijos la necesidad de vivir experiencias y cometer sus propios errores que nosotros mismos hemos sentido (y reivindicado) en un momento determinado de nuestras vidas; la necesidad de respetar y valorar su parcela de independencia, asumir que el tiempo pasa y se nos hacen mayores…

Además de todos estos valores que podemos transmitir mediante este cuento infantil, tiene muchas posibilidades de juego y actividades complementarias:

  • Rimado y con estructura repetitiva y acumulativa, ayuda a la memorización de la historia y la participación de los niños en la misma. Y precisamente por estos motivos, es un cuento perfecto para ser escenificado.
  • Juega con los números haciendo, por un lado, una cuenta atrás de las lágrimas y, por otro, una suma de las nuevas prendas que Camila va adquiriendo en cada encuentro con los personajes del cuento.
  • Las ilustraciones favorecen la identificación de colores y pequeños detalles, sobre todo en el cuerpo de Camila.

No dejéis pasar la oportunidad de que vuestros peques conozcan a la cebra Camila. Es un acierto seguro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s