[Microrrelatos sobre abogados] Rompiendo el techo.

Piensas que puedes aguantar el ritmo (frenético) del abogado autónomo, que ya tendrás tiempo de caminar más despacio. Aún no ha sonado tu reloj biológico. Solo este expediente. Un ratito más. Primero náuseas, después cansancio, y terminas en el médico. Y se derrumba tu vida. Sin más. Adiós al traslado a un despacho más elegante. Adiós, cartera nueva. Todo suena a traición. No ahora. No a ti.

Irremediablemente llega la primera prueba. Te tumbas en una camilla. Te subes la camiseta. Sientes que pierdes intimidad.

Parece que el techo te cae encima. Un techo visible, sólido como cemento. El médico señala una pantalla y entonces lo ves: Una mancha oscura. Movimiento. Latidos.

Esa imagen lo cambia todo de nuevo. ¿Será como dicen, “cosa de hormonas”? Y ahora te ves siendo buena madre. Y buena abogada. Y el techo deja de pesar sobre tu cabeza. Porque tú puedes. Porque tú quieres.

Microrrelato seleccionado en el mes de abril por Abogacía.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s