Bibliófilo Vs Bibliómano.

Cuando hablamos de “bibliofilia” nos estamos refiriendo a la pasión por los libros, especialmente los raros y curiosos, según la propia definición de la RAE, con lo que no todo el que siente amor por los libros es bibliófilo; por otro lado, esa pasión no tiene por qué referirse al contenido o temática de la lectura, sino únicamente al objeto en sí mismo.

Dentro de los bibliófilos encontramos los llamados “bibliopiratas”, que no se conforman con la compra de libros sino que no dudarían en robarlos con tal de incorporarlos a su biblioteca.

El término “bibliomanía” va más allá de ese “amor” por los libros que sienten los aficionados, refiriéndose a una pasión enfermiza y desmedida tanto por la lectura como por coleccionar libros. Hablamos de un verdadero trastorno psíquico (susceptible de ser tratado en consecuencia mediante un tratamiento psicoterapeútico) que sufre el que, de forma obsesiva y compulsiva, colecciona una gran cantidad de libros sin que su motivación sea la de instruirse (por ejemplo, tiene varios libros idénticos incluso de la misma edición).

Si te parece interesante esta entrada, por favor, comparte con tus contactos en redes sociales.

SUSCRÍBETE AL BLOG para estar al día de mis publicaciones, reseñas y relatos, y así recibirlos directamente en tu bandeja de entrada del correo electrónico. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s