Curriculum.

Me preguntas, para contratarme, cuántos años tengo de experiencia. Es curiosa tu pregunta ¿No crees? Bien, allá voy, me lo tomaré como un juego. Sí, no pongas esa cara, esto es todo un reto para mí: El día que empecé la Universidad no es más que un recuerdo borroso; fueron cientos (¿miles?) los días de estudio, con sus correspondientes madrugadas infinitas. Soy capaz de evocar un abrazo al terminar la carrera, solo uno, porque me lo dio alguien importante que ya no puede abrazarme más. Esto me enseñó mucho, créeme, ya que a partir de entonces aprendí a relativizar. Recuerdo un par de miradas con mi compañera de despacho, pero fueron tan intensas que al final todo acabó en boda y familia numerosa; de ellos he aprendido a priorizar, créeme si te digo que jugar un partido de fútbol con mis hijos es ahora algo casi vital. Quiero pensar que han sido menos los clientes que dejé por el camino que aquellos que me llaman para hablar de mis problemas en vez de los suyos. Ellos, solo ellos, forman mi mejor cartera. Quizás no te parezca muy amplia, pero eso de que debe primar la calidad a la cantidad es en mi caso una máxima indiscutible. Con los años de experiencia de mis jefes y lo que he aprendido de mis compañeros llego más allá del medio siglo. Ay, el tiempo, siempre tan relativo. En fin, ¿Cuál era la pregunta? ¡Ah sí! ¿Sigues interesado en que te diga un número?

Microrrelato participante en Sweek #MicroJuego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s