Abogado 4.0.

“Jornadas sobre #RedesSociales: Problemática jurídica. Ciberdelincuencia”, reza el cartel, de coloridos rótulos que aún no le resultan demasiado familiares.

– Ese es…
– ¿Otra vez papá? Facebook, ese otro Twitter…

La sala de conferencias está a rebosar, su hijo incluso tiene que sentarse en un taburete. Se siente fuera de lugar entre tanto abogado joven y piensa cómo ha llegado hasta allí. Justo cuando empezaba a pensar en jubilarse, con un incumplimiento de pago de alimentos y la defensa de oficio de un maleante local como únicas preocupaciones, irrumpió en el despacho una madre angustiada, tachando de presunto acosador al ex-novio de su hija adolescente y temiendo por su seguridad. Su hijo entonces planteó una duda:

– No sé si enfocarlo como “stalking” o “ciberbullying”. ¿Qué opinas papá?

Y él, que enseñó a su hijo a ejercer la abogacía, no tuvo respuesta.

Tuvo que dejar la jubilación para más adelante.

Publicado en Abogacía.es

Relato seleccionado en el mes de julio de 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s